Buscar

Denominaciones de origen en México

México cuenta con una extensa diversidad cultural que ha crecido exponencialmente desde la época prehispánica. Esta riqueza se ha expresado en forma de alimentos, bebidas y artículos que vuelven única a nuestra cultura. Por consiguiente, para proteger el valor de estos productos se creó la Denominación de Origen que designa un producto como originario de un lugar determinado cuando sus características se obtienen exclusivamente gracias al medio geográfico en el que se cultiva o produce. En la actualidad, México posee 18 productos con esta denominación.

El primero es un alimento reconocido como el mejor del mundo por su proceso artesanal, sabor y rendimiento, el arroz de Morelos. La interacción del suelo y clima de Morelos le otorgan propiedades intrínsecas que han ganado reconocimiento a nivel internacional como su capacidad de absorber sabores y cuadriplicar su volumen.

Hacia el sureste, el apelativo le pertenece al cacao de Grijalva que con su aroma, sabor y consistencia demuestra ser el cacao de mejor calidad del mundo. Esta producción que data del periodo prehispánico atribuye su calidad a la composición de las selvas domesticadas, condición climatológica y geográfica de Tabasco.

Igualmente son reconocidos el café Veracruz, Chiapas y Pluma. Dichos estados concentran el 85% de la producción nacional ya que sus suelos volcánicos y clima húmedo proporcionan una acidez, aroma, sabor y cuerpo perfectos. Además, sobresale la protección de la biodiversidad gracias a la producción orgánica del café Pluma.

Asimismo, el picante posee un papel protagonista dentro de las Denominaciones de Origen. En primer lugar, se encuentra el chile habanero de la península de Yucatán, reconocido internacionalmente por ser el más picoso de México. Por otra parte, el chile Yahualica producido en los Altos de Jalisco atesora un color, sabor y olor singulares.

Finalmente, existen dos productos dulces con esta designación. Uno de ellos es el mango Ataúlfo del Soconusco Chiapas que surgió en 1963 cuando Don Ataúlfo Morales Gordillo dio a conocer 5 árboles de mangos con propiedades sobresalientes. De igual modo tenemos la vainilla de Papantla, ciudad también conocida como la “Ciudad que perfuma el mundo” ya que los productores de este fruto ponían a secar las vainas al sol en inmensas camas sobres las calles de la ciudad expidiendo un agradable aroma a kilómetros de distancia.

Las bebidas alcohólicas no se quedan atrás, con el agave como principal eje de creación. Entre estas se encuentran el bacanora, una bebida sonorense obtenida del agave Pacífico que tiene toques dulces y un alto grado de alcohol que oscila entre los 38 y 55 grados.

También, el mezcal conocido por su gusano de maguey y sabor ahumado es protegido con este título en Oaxaca, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas. Otro destilado reconocido es la raicilla, originaria de la Sierra Occidental de Jalisco y realizada artesanalmente con agave Maximiliana. Esta bebida destaca por su sabor aterciopelado y mejor capacidad para mezclarse en cocteles.

Por último, tenemos la bebida más representativa de México, el tequila. Además de tener un fuerte simbolismo cultural, el paisaje agavero del pueblo de Tequila fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Por otro lado, existen otras denominaciones que no pertenecen al género del destilado de agave. Una de estas bebidas es la charanda de Uruapan, Michoacán que está hecha a base de caña de azúcar, además del sotol que proviene de una planta desértica de Chihuahua llamada Dasylirion leiophyllum.

Para concluir, ciertas piezas de arte también se reconocen con la Denominación de Origen. Entre estas se encuentra la talavera de Puebla, un tipo de artesanía que se remonta al siglo XVI que consiste en un tipo de mayólica a la que se añaden una serie de decoraciones artesanales de colores azul, amarillo, negro, verde, naranja y lila. Inclusive, en 2019 su producción fue declarada Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

De igual forma, tenemos el olinalá de Guerrero, un artesanado natural transmitido de generación en generación que deleita ambos sentidos, la vista y el olfato. Es una técnica de laqueado que consiste en la impermeabilización y decoración de objetos de madera de lináloe. Su producto más conocido son las cajitas de olinalá que resguardan un envolvente aroma y colores deslumbrantes hechos en un 80 % de pigmentos naturales.

El décimo octavo nombramiento le corresponde al ámbar de Chiapas, un ornamento natural de la fosilización de la resina del árbol guapinol que da forma a diversas piezas de joyería.

Es importante conocer las Denominaciones de Origen ya que permiten impulsar, fortalecer y reconocer productos cuya esencia consiste en pequeñas piezas de calidad excepcional que encarnan la identidad nacional.

Secretaría de Economía. (2018). México cuenta con 16 Denominaciones de Origen. Recuperado de https://www.gob.mx/se/articulos/mexico-cuenta-con-16-denominaciones-de-origen?idiom=es

Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. (2019). Tradición e Identidad protegidas: las denominaciones de origen e indicaciones geográficas. Recuperado de https://www.gob.mx/impi/articulos/tradicion-e-identidad-protegidas-las-denominaciones-de-origen-e-indicaciones-geograficas

21 vistas

Av. Carlos Lazo No. 100, Col. Santa Fe, Delegación Álvaro Obregón, México D.F., C.P. 01389

Teléfono: 91 77 8000 ext. 8083

Correo electrónico: motivosamarmx@gmail.com

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© Motivos para amar a México | Sitio Web creado en el año 2019