Buscar

Los Antepasados de Fideo

Al abrir sus ojos Fideo pasará de la oscuridad a la luz, conocerá a aquellos que existieron antes de él. Podrá saber un poco de lo que está por venir, por lo que otros ya pasaron. Los demás lo prepararán para que cumpla con su destino.


Lo primero que sintió Fideo fue emoción, no ladró ni se sintió asustado cuando vio cerca a unas criaturas parecidas a él. Con orejas puntiagudas bien levantadas, cuerpos musculosos y piel que parecía ser muy suave, sin pelo, se fueron acercando.


- Bienvenido, Fideo. Estás aquí porque es tu turno de ir a la tierra. De tener un amo. Fideo no podía contener su emoción.


- Nosotros somos viejos xoloitzcuintles, con misiones cumplidas y aventuras vividas. Ahora te toca a ti. ¿Crees estar listo?


Él asintió. Todos los perros comenzaron a caminar a un lugar distinto y le hicieron un gesto para que los siguiera. Después de unos momentos se sentaron. Le dijeron a Fideo que se colocara en el medio del círculo, donde todos los demás estarían rodeándolo.


- Bien Fideo, yo soy Tlamatini*- dijo el perro que ya había hablado - y te explicaré lo que necesitas saber para lograr tu misión.



Fideo miró a todos los perros del círculo. Unos tenían algunos cabellos en la cabeza, otros estaban completamente sin pelo. Unos mantenían una postura estoica, mientras que otros se veían menos serios pues no podían mantener la lengua dentro de su hocico, Fideo notó que a estos les faltaban algunos dientes. Pero lo que captó más la atención de Fideo fueron

las manchas blancas que la mayoría de ellos portaba.


- Todos los xoloitzcuintles que estamos aquí pasamos por la tierra, tuvimos un amo y cumplimos con llevarlo a la vida después de la tierra. Tú harás lo mismo. No todos creerán en eso, pero sin importar si lo creen o no, te respetarán y te cuidarán; serás querido.


La curiosidad de Fideo iba creciendo, no podía esperar a escuchar todo lo que los demás tenían por decirle.


- Verás Fideo, nosotros los xoloitzcuintles hemos estado con los hombres desde hace más de siete mil años, y los hombres que han estado durante este tiempo no han alterado nuestra raza.


- ¡Wow! ¡Llevamos muchos años con ellos!


- Así es, y hemos pasado por muchas cosas en todos esos años. El dios llamado Xólotl, hermano de Quetzalcóatl y cuidador de las almas en su viaje al inframundo nos obsequió a los hombres, para ser compañeros de vida y compañeros en muerte y eso es lo que hemos hecho siempre.


Fideo estaba confundido, ¿cómo podía un perro ser compañero de muerte de un hombre? ¿Qué debía hacer?


- Cuando estés en la tierra tendrás un amo. - los ojos de Fideo se iluminaron con entusiasmo.


- A quién conocerás cuando llegue el momento. A él lo acompañarás, le serás fiel, serás un buen guardián y alejarás a los espíritus malignos que puedan hacerle daño.

Fideo estaba dispuesto a hacer todo por su amo, por quien él estaba seguro sería más que eso, sería su amigo.


- Durante sus vidas juntos él también deberá cuidar de ti para que cuando muera puedas ayudarlo.


- ¿Ayudarlo cómo? - dijo Fideo muy emocionado e impaciente.


- Todo a su tiempo, pequeño. Primero debes saber más de nosotros. Mole te contará algunas cosas.


Al darse la vuelta, Fideo vio al xoloitzcuintle que asumió era Mole. Él también tenía algunas manchas blancas en el cuerpo. Éste se sentó erguido y comenzó a hablar.


- Yo tuve un amo, un compañero. Estuvimos juntos algunos años y cuando él murió se hizo un gran ritual en el que me sacrificaron para poder acompañarlo en su viaje al más allá. No con todos sucedía lo mismo. Pero eso no es algo que a tí deba preocuparte pues no lo harán contigo, ya no hacen eso.


- Mole tomó una pequeña pausa, como recordando a su amo.


- También cuidé de sus malestares pues antes ayudábamos a curar algunos males, sobre todo musculares, nos acostábamos sobre la zona y parecía ayudarles.


Fideo estaba impresionado con lo cercanos que eran los xoloitzcuintles con los humanos, se imaginaba miles de ellos juntos desde siempre y para siempre, pero pronto sabría que no fue así.


Otro perro, éste sin manchas comenzó a hablar.


- Sabes chico, notarás que no somos tantos como deberíamos. Para ser una raza tan antigua, deberíamos ser muchos más, pero no lo somos. ¿Quieres saber por qué es así?


- Fideo asintió - Nosotros éramos de los aztecas pero cuando fueron conquistados por los españoles ellos llegaron y comenzaron a acabar con nosotros. Les parecíamos una comida muy rica. También oí decir que querían acabar con nosotros para imponer nuevas ideas en las mentes de los aztecas, eliminarnos de sus creencias. Por obra de ellos casi morimos todos.


- Eso entristeció a Fideo


- Los pocos que quedamos nos tuvimos que mantener en lugares lejos de la ciudad, como fue Oaxaca y Guerrero.


- Y ¿qué pasó? ¿Cómo volvimos a estar con los humanos? ¿Dejaron de comernos?


- Sí. Después de algunos años notaron lo importantes y representativos que somos, y nos buscaron, volvieron a cuidarnos.


- Fideo se sintió aliviado. - Ahora somos un símbolo representativo de México, somos parte de su cultura como hace años lo fuimos. Les recordamos de dónde vienen y quiénes eran.

Después de un silencio Tlamatini volvió a hablar.


- Ahora, ¿ves esto? - dijo señalando las manchas en su pecho. A lo que Fideo asintió curioso.


- Esto lo ganamos al ayudar a nuestro amo a llegar al Mictlán, o inframundo, después de ayudarlo en todos los retos de este largo camino. Por lo que todos los que ves aquí con estas marcas, logramos hacerlo. Y tú también lo lograrás. Irás a la tierra, tendrás un amo y cuando llegue el momento lo acompañaras al Mictlán, serás su guía y cuando mueras volverás aquí.

Todos los xoloitzcuintles se levantaron y cada uno tomó su rumbo, no sin antes desearle suerte a Fideo que se encontraba ansioso por conocer a su amo. Caminó junto a Tlamatini por unos momentos y cuando ya no pudo mantener los ojos abiertos se dejó llevar. Solo para abrirlos unos instantes después y verse en la tierra con los hombres.


Bibliografía:


National Geographic. (2018, agosto 9). Xoloitzcuintle, compañero en vida y muerte. National Geographic en Español.

https://www.ngenespanol.com/naturaleza/xoloitzcuintle-perro-prehispanico/


Solis, R. (2018, 28 noviembre). XOLOITZCUINTLE: HISTORIA DEL PERRO Y JOYA AZTECA. Capitel.

https://capitel.humanitas.edu.mx/xoloitzcuintle-historia-del-perro-y-joya-aztec a/#:%7E:text=%E2%80%9CUna%20joya%20arqueol%C3%B3gica%20vivient e%E2%80%9D%20es,perro%20azteca%20nativo%20de%20M%C3%A9xico. &text=La%20palabra%20xoloitzcuintle%20viene%20del,t%C3%A9rmino%20i tzcuintli%2C%20que%20significa%20perro.


Castellón, J. (2019, 29 octubre). Xoloitzcuintle: acompañante fiel hasta la muerte. México Desconocido.

https://www.mexicodesconocido.com.mx/xoloitzcuintle-acompanante-fiel-hast a-la-muerte.html#:%7E:text=El%20rito%20funerario%20y%20el,que%20repre sentaba%20a%20un%20xoloitzcuintle.


Enciclopedia de Ejemplos (2019, 20 diciembre). "Palabras en náhuatl (y su significado)".

https://www.ejemplos.co/palabras-en-nahuatl-y-su-significado/

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo