Buscar

El legado del petate

La riqueza cultural proveniente del periodo prehispánico ha dejado ciertas reminiscencias en nuestra sociedad actual. Dentro de este legado se encuentran costumbres, tradiciones, gastronomía y vestigios que construyen parte de nuestra cultura y del imaginario colectivo. Un ejemplo de lo anterior es el petate, un artículo que tuvo diversos usos para nuestros antepasados y prevaleció en la vida cotidiana de los mexicanos hasta principios del siglo XX.

La palabra petate proviene del náhuatl “petatl” que significa estera. Se trata de un tapete hecho de un grueso tejido de fibras de palma trenzadas. Su elaboración consiste en cortar hojas de palma, ponerlas a secar bajo el sol y finalmente tejer el petate con las piezas en mejor estado. Este artefacto presenta un fuerte simbolismo pues durante la época prehispánica representaba un ícono de poder y espiritualidad. En la cultura zapoteca es un elemento importante del ciclo de la vida pues es donde convergen la vida y la muerte. Por lo anterior, era usado por los pueblos prehispánicos para preparar altares para los dioses y tronos hechos de esterilla conocidos como icpalli para los gobernantes.

Por otro lado, en la sierra de Oaxaca además de ser una artesanía es un símbolo de estatus social. El número de petates por familia es un dato importante para determinar qué tanta riqueza y prosperidad posee dicha familia. De igual forma, es asociado a compromisos familiares como el matrimonio pues es el lugar en donde los jóvenes son bendecidos y con un petate nuevo evidencian su capacidad para solventar un hogar. En la vida cotidiana servía como una cama, solía usarse para secar semillas y las mujeres lo utilizaban como un tapete para arrodillarse y moler alimentos en un metate.

Cabe resaltar que este distintivo elemento de la cestería mexicana se ha adentrado tanto a nuestra cultura que invadió nuestro vocabulario en frases como “se petateo” e incluso llego a convertirse en un verbo reconocido por la Real Academia Española. Lamentablemente, este curioso artículo del hogar ha perdido relevancia y su producción ha disminuido considerablemente en los últimos años debido a la falta de empleo en las localidades donde se llevaba a cabo esta antigua tradición. Sin embargo, el petate aún es el original altar de los sueños y es un claro ejemplo de que tan lejos puede trascender nuestra cultura prehispánica.

Osegueda, R. (2019). El petate, más que una cama, un artefacto con profundo simbolismo. Recuperado de https://www.mexicodesconocido.com.mx/el-petate.html


Ramos, J. (2020). Petate, la cama tradicional de la cultura mexicana. Recuperado de https://mas-mexico.com.mx/petate-la-cama-tradicional-de-la-cultura-mexicana/

0 vistas

Av. Carlos Lazo No. 100, Col. Santa Fe, Delegación Álvaro Obregón, México D.F., C.P. 01389

Teléfono: 91 77 8000 ext. 8083

Correo electrónico: motivosamarmx@gmail.com

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© Motivos para amar a México | Sitio Web creado en el año 2019